Monthly Archives: May 2011

no se habla español

Minga – Trabajo comunitario de los guambianos en el campo

Ayer estuvé en la Feria del Libro en Bogotá, en la que Ecuador es el país invitado este año. Mientras recorría una feria por lo demás vacía y con tarde gris, felizmente me encontré con un amigo, también literato, que me llevó a la Fiesta de las Lenguas Indígenas. Poetas de comunidades indígenas en Colombia como la Emberá, Ingas y Wayúu; hasta vecinos de México y Guatemala, estuvieron reunidos toda la tarde embriagándonos con sus palabras, a veces, en su verdadera lengua. Como dato, en Colombia existen más de 260 diálectos indígenas, 2 de los cuáles están al borde de la desaparición completa. Por eso celebrar la voz de ellos, es celebrar la verdadera voz de nosotros, y en este caso la mía. A cada verso que leían, no dejaba de pensar que nosotros los colombianos, los latinoamericanos, estamos conectados de raíz con esa memoria que el colonizador intentó borrar con  tanta cevicia de nuestro adn pero que no pudo. Esa memoria que el cineasta latinoamericano debería empezar a construir casi con filigrana. Como un artesano teje una manta. Ayer, una abuela de la comunidad de Guainía explicaba mejor nuestro legado, nuestra manera latinoaméricana de sentir en el mundo.  Ella decía que nuestro pensamiento es circular; similar a una espiral que vive en eterno retorno; y no líneal y recto, como el del extranjero que tanto se esfuerza en imponérnolo. Por eso nosotros podíamos bailar y cantar tan naturalmente como los pájaros. Luego, uno de estos poetas, Humberto Ak’abal, momo de Guatemala, habló la lengua de los pájaros, cuando recitó uno de sus poemas y nos envolvió a todos en un mantra, en nuestra verdadera lengua:

El canto viejo de la sangre

Yo no mamé la lengua castellana

cuando llegué al mundo.

Mi lengua nació entre árboles

y tiene sabor de tierra;

la lengua de mis abuelos es mi casa.

Y si uso esta lengua que no es mía,

lo hago como quien usa una llave nueva

y abre otra puerta y entra a otro mundo

donde las palabras tienen otra voz

y otro modo de sentir la tierra.

Esta lengua es el recuerdo de un dolor

y la hablo sin temor ni verguenza

porque fue comprada

con la sangre de mis ancestros.

En esta nueva lengua

te muestro las  flores de mi canto,

te traigo el sabor de otras tristezas

y el color de otras alegrías…

Esta lengua es sólo una llave más

para cantar el canto viejo de mi sangre.

Leave a comment

Filed under Portfolio