Adiós, Alan

Adiós, Alan

Qué es la muerte sino acaso la gran liberación? La gran liberación de amor…de amor a la vida misma?… Sin embargo, los que nos quedamos sufrimos de algo que se llama ausencia…sobretodo cuando es de grandes seres humanos como mi gran amigo, bailarín, maestro y mentor Alan Danielson. Conocí a Alan hace más de 10 años en Bogotá cuando yo apenas empezaba a sacar fotos. Alan había sido invitado por otra gran maestra Sandrine Legendre a dictar un taller para bailarines de danza contemporánea en Bogotá (esto era todo un acontecimiento para nosotros como bailarines hace muchos años en un país al que pocos maestros como él se hubieran atrevido a ir). El taller aparte de ser brillante (Alan no sólo era coreógrafo y bailarín pero también músico y tocaba piano en sus clases) y de enseñarnos técnicas como las de José Limón ( otro grande) nos mostró música como Underworld, Kusturika, y toda esa clase de sonidos del mundo que Alan coleccionó en sus viajes como maestro y coreógrafo por más de 40 años.

Y por esas razones del destino ( la gran caprichosa de la vida y la muerte), Alan necesitaba urgentemente unas fotos para promocionar una de sus funciones que días después estaría estrenando en New York.

Y por supuesto, en medidas desesperadas, acciones desesperadas. Ahí estaba yo, 20 años, estrenando cámara análoga y jugando a ser fotógrafa. Alan literalmente confío en mi a ciegas y decidió que yo hiciera las fotos para él. Al otro día, nos fuimos un día por la Calera (casi los cerros en Bogotá) y nos saltamos una rampa en un sitio precioso al que era prohibido entrar. Esas fotos y sobretodo, ese trabajo quedarán en mi memoria hasta que yo muera también, y no haya más.

Años después volvería a confiar en mi y en muchos otros trabajos. Y recientemente, para hacer “Yo no se”. El no sabía en que se estaba metiendo. Yo tampoco, aparte de esa gran necesidad de poner en video una de sus tantas coreografías y de hacerlo en las calles de esta ciudad transilvánica y hermosa a la vez.

Fue duro…sufrimos mucho, peleámos mucho… el como coreógrafo, yo como director. Pero todo se dio y además en esa suerte que pocas veces (sobretodo en este mundo audiovisual) acompaña a algunos proyectos. El día del rodaje no nos llovió ( estaba pronosticada toda una tormenta), no nos cogió la policía por andar rodando en el subway (las cosas que uno hace cuando no hay más que tener que hacerlas) y todo el mundo trabajó como si fuera el mejor trabajo de toda su vida.

Sé que mis palabras chocan en un tono trascendental del que trato de alejarme siempre…pero la muerte es así: real, trascendental, silenciosa…porque no hay más. O al menos, no tenemos conocimiento de que allá algo más allá, aparte de seguir celebrando la vida y la muerte, tan buenas amigas que el miedo a que alguna de las dos suceda de una manera tan clara y consciente, desaparece.

Alan, my friend, seguiremos celebrando contigo bailando y haciendo música como nos enseñaste. Aquí, y allá en el sur, y en alemania y en africa, y en japón y en guatemala, y en cuanta vida y pies, y alma de la gente a la que atravesaste y de los que se cruzaron por tu vida y un poco de su alma y memoria se fueron ayer con vos.

Para siempre y para ahora mi helmano: (dance, dance, dance…otherwise…):

Advertisements

Leave a comment

02/13/2014 · 21:02

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s